La edad del ego

La línea es la esencia de la imagen artística. En el dibujo figurativo, es la estructura de ver, lo que sucede cuando el ojo y la mano se conectan para ser una herramienta de expresión; el ojo recorre el borde del objeto a representar y la mano lo capta. El dibujo es pensamiento hecho línea, marcado por las formas de ver-pensar de cada momento histórico, cambiando en su andar y determinando la naturaleza de la imagen respecto a la idea que quiere materializarse. El tema y el concepto que trate la representación define la estrategia desde la que el dibujante se enfrenta a la formalización.

Con este dispositivo, el artista se enfrenta al principio del reflejo-espejo, fundamento inseparable de la gráfica tradicional en la que la placa y su impresión se trabajan en negativo-positivo. Para llevarlo más allá del ejercicio convencional, Adair hace uso del video, el dibujo y el performance para lograr una práctica participativa.